Edición mensual - Junio 2010 - Sociedad

Calles y plazas ... Calles y plazas ... Calles y plazas

Las calles y plazas de Puertollano (4)

M. Pilar González Yun

Nº 224 - Sociedad

Imprimir

Es algo muy habitual en cualquier pueblo o ciudad, que el nombre dado a muchas de sus calles sea de lo más variado. Unas veces recurrimos a pintores, otras a escritores, músicos o santos para nombrarlas: Miguel Servet, Agustina de Aragón, Lope de Vega, Velázquez… En otras ocasiones, sin embargo, representan un pedacito de nuestra historia local porque evocan acontecimientos del pasado, recuerdan a vecinos ilustres, constatan la existencia de algún edificio significativo que “estuvo allí” o, sencillamente, porque hacen referencia a un determinado “lugar”.

A lo largo de las siguientes páginas realizaremos un recorrido por orden alfabético de las calles de Puertollano e iremos viendo ejemplos de todos estos casos anteriormente mencionados. Contemplaremos cómo pervive intacto el recuerdo de instituciones y entidades del pasado que dieron nombre a las calles sobre las que se erigieron, como ocurre con las calles Encomienda, Tercia, Comendador, Hospital o Aduana. Seremos testigos de hasta qué punto el fuerte sentimiento religioso de una comunidad pervive a lo largo de siglos, como sucede con Amargura, Santísimo, San José, Vía Crucis o el mismo Paseo de S. Gregorio. Y sentiremos cómo permanece la huella de personas que con su labor personal engrandecieron el nombre de Puertollano, lo que ocurrió gracias a Fray Andrés de Puertollano, a D. Fulgencio Arias, y como no, al Doctor Alfonso Limón Montero.

Y todo ello, para que perviva en la memoria de los que vivimos aquí.

HOSPITAL

Su nombre evoca épocas pasadas, concretamente los tiempos en los que en ella estuvo ubicado un hospital, el de San Juan Bautista, concretamente en el mismo lugar que ocupó más adelante el antiguo Juzgado Municipal de Puertollano1.

Según las Relaciones Topográficas de Felipe II “…en esta villa hay dos hospitales, uno se llama Hospital de Nª Señora y el otro Hospital de S. Juan Bautista, y cada uno de ellos tiene hasta 10 o 12 fanegas de tierra y cada dos mil maravedis de renta en cada un año que les dejo Gonzalo Vázquezg difunto, vecino que fue de esta villa.”2, con lo cuál eran dos los hospitales que había en Puertollano a finales del s. XVI.

Un siglo más tarde el Dr. Limón sólo menciona uno de ellos, precisamente el que estaba “... bajo el patrocinio de S. Juan Bautista, con renta para curar pobres y disposición para el hospedaje de peregrinos...”3, lo que hace imaginar que el otro pudo desaparecer al carecer de donaciones.

Ya en el s. XVIII dicho hospital apenas se mantenía en pie; contaba con algunas pequeñas rentas que le hacían subsistir, pero el cierre definitivo vendría con las desamortizaciones del siglo XIX. Al desaparecer, se convertiría en el primer tramo de la calle del Cuadro, recuperando su antiguo nombre de nuevo a mitad del siglo XX.

MUELLE

“Cuentan personas antiguas que un ramal de vía estrecha cruzaba el pueblo desde Asdrúbal hasta el Muelle, pasando por la calle del convento”4.

La zona del muelle de mercancías estaba cerca de la estación de ferrocarril. Era allí donde se encontraban los depósitos de las diferentes maquinarias, el de coches, la báscula, la máquina para traer agua…y era adonde llegaba durante los primeros tiempos de la minería el carbón desde la zona de extracción para su almacenamiento en espera de ser transportado. Con el crecimiento de la población se trazó una calle en dirección a que se conocería como calle del Muelle.

PALACIO

La prosperidad de la Encomienda de Puertollano, como se ha visto anteriormente, era ya un hecho a mitad del s. XV. La residencia del Comendador constaba de varias casas y entre ellas estaba la que le servía de vivienda, que era conocida como “el Palacio”, lo cuál nos hace suponer que estaría ubicado en esta calle5.

Un siglo más tarde y en las Relaciones Topográficas de Felipe II apenas se le da importancia diciendo que “la Encomienda desta villa tiene en ella unas casas medianas de poco edificio para ser de Encomienda”6, aunque ya en el s. XIX en uno de los inventarios realizados a dicha encomienda se vuelve a mencionar la existencia de “unas casas principales llamadas Palacio”7.

Por lo tanto, la vivienda del Comendador no era un palacio ni en el sentido artístico ni arquitectónico, aunque lógicamente presentaría unas características que la hacían destacar del resto de las edificaciones.

PASEO SAN GREGORIO

Conocido desde muy antiguo como “el Ejido”8, constituyó el límite de Puertollano por la zona este hasta prácticamente finales del siglo XIX, momento en que se dispara el crecimiento de la población quedando así incluido dentro del casco urbano.

Siempre presente en la mente de todos en él se ubicaban dos de los elementos más emblemáticos y personales de nuestra ciudad: el manantial de la Fuente Agria y la desaparecida ermita de S. Gregorio Nacianceno, de quien tomó el nombre, pasando a denominarse el Ejido de S. Gregorio.

Ya a finales del s. XV se constata que existe un lugar cercano a la villa con un manantial de agua agria “... que se llama la fuente áceda porque el agua de ella es agria...” 9. En este mismo lugar, que ya era conocido por todos como “Prado de la Fuente Agria” a f. XVII, y cercana a ella se construyó tiempo después otra ermita dedicada a S. Gregorio 10, protector de las plagas de langosta.

Pero “lo que es hoy en día el Paseo de San Gregorio fue gestándose poco a poco con parte de la huerta del Convento franciscano, desamortizada y adquirida por el general Narváez, la huerta de la familia Delgado (objeto siempre de pleitos con municipio y convento) sobre la que se edificaría la Casa de Baños, y una serie de terrenos expropiados o comprados por la Diputación Provincial a mediados de 1.900”11.

Presidiendo todas estas transformaciones aún se mantenía en pie, aunque muy castigado por las desamortizaciones y las guerras carlistas, el convento que durante tres siglos había participado tan activamente en la vida de la población12, y que no tardaría en dar paso a otra construcción igualmente emblemática, el Gran Teatro.

PLAZA CONSTITUCIÓN

Más conocida como Plaza del Ayuntamiento surge en sus orígenes como consecuencia del desarrollo y expansión urbana que experimenta hacia el Norte la población a finales del s. XVI y que por su trazado amplio y regular contrastaba abiertamente con la ordenación compacta y desordenada del resto de Puertollano.

Este nuevo espacio va a concentrar en torno a sí los edificios públicos más importantes, el Ayuntamiento o la misma Audiencia, ubicada en el solar del actual Museo Municipal y que al menos a principios del s. XVIII consistía en “...una sala vaxa que tiene una ventana que mira a la plaza, sin rexa y una lazana embutida en la pared que se sierra con dos puertas ventanas en donde están los papeles pertenecientes a esta dicha villa. Y en dicha sala ay una mesa larga de pino, dos escaños grandes de respaldo y una vanca. Y en lo alto de dicha casa y quarto se allan cuatro caxones que están embutidos sobre la escalera por donde se sube a dicho quarto... Y en el frontispicio como se entra está una ymaxen de Nuestra Señora con un belo delante y un bufete”.13

Además de estos edificios también existían casas particulares, algunas de ellas “...con corredor voladizo a la plaza, quarto alto y vaxo,... Y además, a ella daban tres corrales... que todos tres tienen sus puertas y llaves... los dos pequeños y el uno grande, y son propios de esta villa y sus zarzas están buenas”.14

Por su morfología esta plaza responde al tipo de Plaza Mayor que se generaliza en Castilla a partir del s. XVII, de las que contamos con innumerables ejemplos en nuestra provincia15 .Dichas plazas presentan como característica principal la existencia de soportales a lo largo de todo su perímetro, rasgo que ha quedado más que constatado aunque sólo en algunos ejemplos y que terminarían desapareciendo completamente a finales del s. XIX.16

Desde el punto de vista de su finalidad hay que señalar que estas plazas eran lugares de congregación de la vecindad, bien para actos de carácter lúdico (algunas desempeñaron la función de Plaza de Toros) , bien destinadas a celebrar actos públicos como ventas o aprovechamiento de bienes comunales, o como mercado , algo que se puede constatar y que permanece en la memoria de muchos vecinos ya que aquí fue donde estuvo ubicado durante la primera mitad del s. XX17 , concretamente hasta 1956, momento en que se inauguró el anterior Mercado de Abastos.

PLAZA GASCON BUENO

Esta plaza lleva su nombre en homenaje a Francisco Gascón Bueno. Natural de Puertollano, se licenció en Filosofía y Letras (sección de Historia) por la Universidad Complutense de Madrid en 1965.

Catedrático por oposición al Cuerpo de Catedráticos Numerarios de Institutos de Enseñanza Media en 1967, ejerció su labor docente en diferentes Institutos de Vizcaya, llegando a actuar de Inspector Extraordinario de Enseñanza Media del Distrito Universitario de Bilbao, incorporándose posteriormente como profesor de Historia Económica y Social e Historia de España Moderna en la Universidad de Deusto.18

Investido Doctor por la U. Complutense de Madrid con calificación de sobresaliente CUM LAUDE, su tesis doctoral, dedicada al estudio del Valle de Alcudia es aún hoy uno de los trabajos más relevantes, aunque también destacan sus múltiples artículos publicados en periódicos y revistas de la localidad.

Fallecido en 1988, su aportación al conocimiento de la historia de Puertollano es innegable, hecho reconocido por todos sus ciudadanos.

PLAZA DEL MINERO

Localizada entre las calles Asdrúbal y Gran Capitán en una zona de gran tradición minera entre sus habitantes, en ella se conmemora la figura del minero, y por tanto de la minería, una actividad que ocupó durante décadas una gran parte de la población y que es símbolo y emblema de nuestra ciudad.

PLAZA PALACIO

Aunque actualmente se la ha calificado como plaza su origen no fue tal, sino que más bien constituyó un ensanche natural producido por la confluencia de las calles Cañas, Calveros y Palacio, dando lugar más bien a una plazuela, que es como era conocida a finales del siglo XIX.

En cuanto a su nombre le viene por haber estado situada allí la residencia del Comendador –el palacio- , concretamente en la esquina de las calles Palacio con Comendador.

También fue conocida popularmente como Plaza de los Melones, porque allí era donde en los días de mercado se vendía este producto, además de otros muchos relacionados con la ganadería19 .

PLAZA SANTA BÁRBARA

Ubicada en el Poblado, está situada frente a la Iglesia de Santa Bárbara, de la que toma su nombre.

Patrona de la artillería, la fe puesta en ella es enorme en una población de gran tradición minera como la nuestra.

PLAZA DE LA TERCIA

Centro histórico de Puertollano, alrededor de ella se agrupó la primitiva población siendo conocida desde muy antiguo como “Plazuela de las fuentes” debido a la existencia de dos fuentes de agua cercanas entre sí 20.

Algunos siglos después, concretamente a principios del s. XVIII era conocida como Plaza del Pozo Dulce21, Plaza de los Borricos a finales del XIX y Plaza Queipo de Llano, a mitad del siglo XX, la inmensa mayoría de los habitantes la conocía como Plaza de las verduras porque junto a la Plaza de la Constitución y la Plaza Palacio constituyeron el mercado hasta finales de los años 50.

PLAZA DE VIACRUCIS

Formada originariamente por el espacio existente entre el Convento Franciscano y la calle Cañerías, quedaría conformada por la expansión de la población hacia el Sudeste a partir del s. XVIII.

Era desde este mismo lugar desde donde partía una de las Vías Sacras de la que nos hace referencia el Dr. Limón que existían a finales del s. XVII.22

PLAZA DE VILLARREAL

Conocida coloquialmente como Plazolete Patón, la referencia más antigua que tenemos de ella es de mitad del s. XVIII23 , momento en el tenía el nombre de Plaza de León24.

No se puede asegurar el momento a partir del cual se la conoce como de Villarreal (si consta desde finales del siglo XIX), aunque podemos decir que con ella se recuerda a otro hijo ilustre de Puertollano, D. Pedro de Villarreal, que vivió en el s. XVII y al que ya el Doctor Limón cita en su libro como “honrado caballero” que “dejó dos mil ducados de renta perpetua en cada un año para casar pobres naturales de dicha villa, obra por cierto digna de un ánimo generoso y liberal; y no dejó esto solo, sino también renta perpetua para el gasto de la cera blanca que se hiciese en el día del Jueves Santo y día del Santísimo Sacramento del Altar en dicha Parroquia” añadiendo además que “es digno de gran ponderación, que todas estas limosnas las hizo teniendo heredero forzoso”25.

Pero el Dr. Limón no enumera las obras piadosas de este personaje por la admiración que le tenía. Existe documentación escrita que verifica esta información en donde se hace alusión a la fundación en 1675 por parte de D. Pedro Villareal López de Robledo y su esposa, Dñª Juana Chaparrosino de un Patronato de 2200 reales para el casamiento de dos jóvenes26.

A principios de los años 50 era la Plaza Calvo Sotelo.

PUERTO

Actualmente se la conoce por este nombre, recuperado como muchos otros de nuestro pasado, al menos desde hace casi tres siglos27, y cuyo origen parece estar en un camino que conducía directamente hacia la salida del pueblo, el llamado Camino del Puerto. Durante la Dictadura, este tramo junto con la acera de los números impares del Paseo que llega hasta la Virgen de Gracia se llamó calle del Alférez Martínez Pasalodos28.

Notas del Autor

1) DELGADO BEZMAR, J.D. op. cit. pp 93.

2) VIÑAS, C. y PAZ, R. op. cit.

3) LIMÓN MONTERO, A. op. cit. pp. 191-207.

4) MONDÉJAR SOTO, M. “Breve historia de Puertollano” . Imprenta Guerrero, Puertollano 1982.

5) SÁNCHEZ LILLO, “Puertollano en la Alta y Baja Edad Media”. VII – IXSemana de Historia de Puertollano. Biblioteca de Autores y Temas Manchegos. Area de Cultura. Diputación Provincial, 1989, pp 89.

6) VIÑAS, C. y PAZ. R. op. cit.

7) Ver CORCHADO SORIANO, M. Las jerarquías de la Orden con rentas. Ed. Clunia, C. Real 1982 pp. 384.

8) Los Ejidos eran tierras comunales situadas en las afueras de las poblaciones; estaban dedicadas al pasto del ganado y era donde también se localizaban las eras.

9) VIÑAS, C. Y PAZ, R. op. cit. pp. 414.

10) LIMÓN MONTERO, A. op. cit. pp. 192.

11) GASCÓN BUENO, F. La Fuente Agria y la Casa de Baños de Puertollano durante la segunda mitad del s. XIX. Imprenta La Económica, Puertollano, 1983 pp. 164.

12) GASCÓN BUENO, F. “El Convento Franciscano de Puertollano y su influencia en la comarca” Diario LANZA, 6-9-81.

13) DELGADO BEDMAR, J.D. La Iglesia Parroquial, el Convento y las Ermitas de Puertollano en el s. XVIII. Ed. Excmo. Ayuntamiento de Puertollano, Puertollano 1886 pp. 38 ; ver nota nº 12.

14) DELGADO BEDMAR, J.D. op. cit. pp. 39 ; ver nota nº 17.

15) Singular es la enorme variedad de este modelo de plaza en C. Real: Tembleque, S. Carlos del Valle, V. de los Infantes... o más cerca aún la de Almodóvar del Campo, que obedece a esa tradición tan manchega de acotar un espacio adosado a una de sus principales ermitas.

16) DELGADO BEDMAR, J.D. op. cit. pp. 39 ; ver nota nº 14.

17) “la instalación de tenderetes ocupaba todo el espacio de la Plaza, entonces de la Constitución, y vistos desde la fachada del Ayuntamiento (el actual Museo Municipal) quedaban a la derecha los puestos del pescado, a la izquierda y parte del fondo los carniceros, y en el centro los puestos de comestibles en general ”. NUÑEZ LÓPEZ, J. M. Mercado año 30. Editado en C.Real 1971, pp 9-10.

18) Pólogo de su obra El Valle de Alcudia en el s. XVIII, Tesis Doctoral publicada que se encuentra a disposición en la Biblioteca Municipal de Puertollano.

19) NUÑEZ LÓPEZ op. cit. pp. 9-10.

20) Según los Visitadores de la Orden de Calatrava en 1577 existían dos fuentes “Y de allí pasaron al pozo que se dice de agua dulce... Y cerca de el se alla otro pozo con su pila de piedra en donde beben los ganados de dicha villa y forasteros”. DELGADO BEDMAR, J.D. Siete estudios sobre Puertollano y su comarca. Imprenta Guerrero. Puertollano, 1988 pp. 95 ver cita nº 11.Una fuente estaría en la misma plaza y la otra la que conocemos como fuente de los cinco caños y aunque ahora nos puedan parecer que están separadas para el primitivo Puertollano, escasamente urbanizado, estarían prácticamente juntas.

21) Los Visitadores de la Orden de Calatrava en 1719 hablan de la existencia de un fuente, la del Pozo Dulce, además de otra cercana pero no ubicada en la misma plaza. Ver la transcripción del informe de dichos visitadores incluido en DELGADO BEDMAR, J.D. La Iglesia Parroquial, el Convento y las Ermitas de Puertollano en el s. XVIII. Excmo. Ayuntamiento de Puertollano, 1986 pp. 39-40.

22) Ver calles Santísimo y Amargura.

23) FERNÁNDEZ CALVO, A. art. cit.

24) Puede ser que hiciese referencia a Cristóbal de León, señor de Puertollano en el s. XVI y nombrado vigésimo cuarto gobernador de la Alhambra de Granada. Boletín Municipal de Puertollano, enero 1976, pp. 6.

25) LIMÓN MONTERO, A. op. cit. pp 195.

26) DELGADO BEDMAR, J.D. op. cit. pp 22 nota nº 17.El autor dice recoger este dato de un informe realizado por los Visitadores de la Orden en 1720.

27) FERNÁNDEZ CALVO, A. art. cit.

28) DELGADO BEDMAR, J.D. Siete estudios sobre Puertollano y su comarca. Imprenta Guerrero, Puertollano, 1988 pp. 90.