Edición mensual - Mayo 2010 - Sociedad

Periodistas manchegos en el Parlamento Europeo

Un grupo de 17 periodistas manchegos, en su gran mayoría miembros de la Asociación de la Prensa de Ciudad Real, visitaron recientemente el Parlamento Europeo, en Bruselas, invitados por el grupo socialista. Entre ellos nuestro colaborador Alfonso Castro, que nos cuenta sus impresiones en esta entrega.

Alfonso Castro

Nº 223 - Sociedad

Imprimir

Las controvertidas relaciones entre políticos y periodistas, a veces amorosas, a veces odiosas…. (como la vida misma), deparan en ocasiones agradables sorpresas, como la visita de dos días realizada recientemente por un grupo de 17 periodistas castellano-manchegos (ciudadrealeños en su mayoría y algunos otros de las provincias de Albacete y Toledo) a la sede del Parlamento Europeo, en Bruselas, invitados por la Delegación socialista española de la Cámara.

Tuvimos la suerte –y agradecidos- de estar en este último paquete periodístico gratis total rumbo a la capital de Europa por excelencia con otros paisanos de Puertollano como Francisco López o Marta Moya, y hasta de conocer un poco de pasada –ya que la agenda de trabajo fue intensa- la capital belga, con su Grande Place como centro neurálgico de la movida callejera y sus numerosas tiendas céntricas de chocolate. Y poco más.

La visita tuvo un carácter marcadamente didáctico, de conocer un poco mejor el funcionamiento de las instituciones europeístas en la actual encrucijada de transición entre el Acuerdo de Niza y el Tratado de Lisboa y sobre todo familiarizarnos de primera mano y muy particularmente con su mastodóntico Parlamento, una miniciudad laberíntica –en la que es muy fácil perderse, como pueden preguntarle a Marta Moya, que anduvo buscándonos, como enajenada, por sus interminables pasillos y vericuetos durante una hora-.

La eurocámara es una pequeña urbe cosmopolita en la que trabajan 12.000 personas de los distintos países comunitarios, parlantes de 23 lenguas distintas, que dispone de supermercados, bancos y peluquerías, entre otros servicios –para que se hagan una idea de su magnitud-, y en la que hubo incluso ocasión de contemplar brevemente una sesión plenaria, con demasiadas ausencias –dicho sea de paso- de sus 730 electas señorías y en la que tuvimos la chance de escuchar al vicepresidente de la Cámara, el veterano e incombustible Miguel Ángel Martínez, eurodiputado alcazareño.

Además de Miguel Ángel, mantuvimos breves reuniones informativas con otros europarlamentarios del PSOE -como Ramón Jáuregui, Andrés Perelló Juan Fernando López Aguilar, Alejandro Cercas, María Muñiz, Iratxe García y Enrique Guerrero, entre otros- y periodistas institucionales y del partido -Jaime Duch, Cristina Gallach, Paula Fernández-Hervás, etc.-, guiados en todo momento por la diligente y encantadora periodista gallega del grupo socialista, Andrea Maceiras.

Algunos proyectos políticos

Por unos y otros supimos de algunos de los proyectos políticos en que anda embarcada una Eurocámara votada por cientos de millones de ciudadanos –aunque sólo un 30% de media del electorado vigente- y mucho más competencial desde que entró en vigor hace sólo cuatro meses el Tratado de Lisboa: la política agraria comunitaria (PAC), la prohibición de la pesca del atún, el reglamento de la Iniciativa Legislativa Popular, el impacto de los efectos de la actual crisis económica y financiera en los países en desarrollo, la nueva normativa sobre emisiones industriales que habrá de afectar indudablemente a Puertollano, el proyecto de Servicio Diplomático de Acción Exterior Europeo, el futuro Museo de Europa previsto para el año 2014, etc., etc., etc.-.

Y, ¡cómo no!, también nos llegaron sus inquietantes lamentos sobre el enorme lastre -entre las poblaciones de los diferentes países miembros- de desconocimiento, invisibilidad y desinterés que aún soportan unas instituciones europeas con mucha más actividad e incidencia en las políticas nacionales que las que se entrevé, así como la política europeísta en líneas generales.

Y es que aún estamos muy lejos –por no tener ni tenemos medios de comunión de ámbito europeo- de aproximarnos, como bien saben los europarlamentarios, a esa gran Europa Federal en la que han soñado en el último siglo intelectuales y políticos europeos como Victor Hugo, Edouard Herriot, Wiston Churchill, Guy Verhofstadt o más recientemente Valèry Giscard d´Estaing.

También vivimos en Bruselas, aunque muy superficialmente, el hervidero informativo derivado de la reunión del Consejo Europeo que los grandes líderes del continente celebraron uno de esos días en torno a la crisis económica griega; y departimos unos minutos con el presidente de la Cámara, el polaco Jerzy Buzek, más pendiente del morbo que le daba alguna de nuestras rollizas compañeras que de cosas más sesudas.

Mereció la pena, pues, el garbeo y traer nuestras mentes refrescadas de asuntos europeos varios, como la convicción de que Europa está viviendo unos momentos difíciles, como nos reconoció sin ambages el ex ministro canario Juan Fernando López Aguilar, presidente de la Delegación socialista española, muy apesadumbrado por cierto de que en la Cámara europarlamentaria cada vez tengan más peso los conflictivos eurodiputados de extrema derecha, que de países como Gran Bretaña, ¡pásmense!, son en casi el 30% del total electo en los últimos comicios comunitarios.