Edición mensual - Mayo 2010 - Puertollano

Mejorando lo presente

La ventaja de trabajar donde uno ha nacido y crecido está en el hecho de ofrecer una visión de conjunto. Es lo que le ocurre a Luis Fernando García, nuevo Gerente del Área Sanitaria de Puertollano, para quien asumir esta responsabilidad no supone aterrizar en territorio desconocido. Este médico de familia, con un bagaje superior a los 20 años de trayectoria profesional, tiene la fijación puesta en perfeccionar el modelo de Gerencia Única existente en Puertollano. Como experiencia piloto a la que ya se ha hecho el rodaje, García quiere ampliar las funciones y competencias que confieren a esta área sanitaria un componente diferencial. El nuevo Centro de Salud IV, hacer más atractivo el hospital Santa Bárbara a los profesionales y seguir afianzando la presencia del Foro Participativo de Salud son los principales retos en esta etapa comandada por Luis Fernando García.

J. Carlos Sanz

Nº 223 - Puertollano

Imprimir

J. Carlos Sanz: Asume la responsabilidad del Área Sanitaria de Puertollano, un modelo de Gerencia Única que está bien considerado desde el SESCAM y que se quiere extrapolar a otras áreas sanitarias de la región ¿Dónde radica la efectividad de este modelo? ¿Cuáles son sus principales ventajas con respecto a los modelos tradicionales?

Luis Fernando García: La ventaja más importante de este modelo es que bajo un mismo equipo directivo se dirigen los dos niveles asistenciales, Atención Primaria y Hospitalaria. Esto nos permite una mejor integración de ambos niveles y que los usuarios vean favorecida la continuidad de cuidados ya que no perciben gran diferencia cuando van de Atención Primaria al hospital y viceversa. Se trata de un proceso lineal tendente a lograr una verdadera integración de los servicios asistenciales.

J. C. S.: Anualmente, el SESCAM publica las encuestas de satisfacción en las distintas áreas sanitarias de Castilla-La Mancha. En el caso de Puertollano ¿Perciben los usuarios ese calidad asistencial que indicaba anteriormente?

L. F. G.: La última encuesta de satisfacción del área sanitaria de Puertollano corresponde a 2009 y ya está publicada en nuestra web para ser consultada. No estamos peor que en otras gerencias y la satisfacción la percibe el usuario al introducirse en el sistema y comprobar ese proceso lineal que mencionaba. Percibe que no existen escollos asistenciales ya que el médico de Primaria está en permanente contacto con el especialista y si surge algún problema se soluciona. Se trata de mejorar la calidad asistencial y garantizar la continuidad de cuidados.

J. C. S.: El área sanitaria de Puertollano abarca 17 localidades y atiende un volumen de población de 80.773 tarjetas sanitarias. Ahora que usted ocupa la nueva Gerencia ¿Cuáles van a ser las próximas actuaciones, en materia de infraestructuras, que se van a acometer en Puertollano y comarca?

L. F. G.: Uno de los principales retos será poner en marcha el Centro de Salud IV en Puertollano. Nuestra intención es que entre en funcionamiento a finales de 2010 porque las obras están muy avanzadas y estamos a punto de entrar en la fase de dotación de mobiliario y equipamiento. Asimismo, estableceremos un modelo asistencial diferente al que existe en otros Centros de Salud, queremos que haya mayor cercanía con el usuario, que los profesionales tengan más capacidad de decisión sobre actuaciones clínicas a realizar. Además, atenderá a un volumen de población que oscilará entre las 6.000 a 7.000 tarjetas sanitarias.

Por otro lado, tenemos el compromiso de aumentar el número de especialidades en el Centro de Especialidades, Diagnóstico y Tratamiento de Almadén concretamente incorporar servicios como Ginecología, Obstetricia y Otorrinolaringología. Otro servicio que se ha puesta en marcha ha sido la sala de Radiología en el departamento de Urgencias del Hospital Santa Bárbara con lo cual se da por cerrada la ampliación de esta área donde se duplicó su superficie e incremento de recursos humanos. Con la nueva sala de Radiología evitamos que los pacientes se tengan que desplazar dentro del hospital para hacerse pruebas radiológicas.

También, contemplamos otros proyectos en el hospital Santa Bárbara como lograr que tenga categoría docente, es decir, que a partir del próximo año podamos tener a estudiantes del MIR, estudiantes de Medicina que estén cursando especialidades así como residentes en los servicios de Medicina Interna y Cirugía. Queremos que el hospital sea extractor en cuanto a donación de órganos; por sus características no se pueden transplantar órganos pero sí habría capacidad extraerlos. Estamos trabajando junto con el Centro Regional de Transplantes para que se nos acredite como hospital extractor de órganos y de paso estamos ultimando los pasos para que se acredite el Comité de Ética Asistencial en el área sanitaria de Puertollano y donde se van a garantizar todos los aspectos relacionados con la ética de pacientes y profesionales. Nos permitirá solventar dudas en relación a alguna toma de decisiones como pacientes que sean testigos de Jehová, intervenciones sin sangre, decisiones al final de la vida o sedaciones. Desde hace un tiempo está disponible el documento de voluntades anticipadas que se puede solicitar en el Servicio de Atención al Usuario donde se refleja qué hacer cuando un paciente no tenga capacidad de decidir en ciertas situaciones.

J. C. S.: En relación a esto último ¿Se está formando a los profesionales?

L. F. G.: Dentro de las propuestas del Foro Participativo de Salud, con el que se lleva trabajando desde hace un par de años, se contempla la información y formación a profesionales en el ámbito de decisiones en momentos críticos. Queremos dar a conocer el documento de voluntades anticipadas a la población, de hecho en la última reunión plenaria del Foro Participativo de Salud ya se acordó la programación de charlas informativas a partir de mayo.

J. C. S.: En cuanto al resto del área sanitaria de Puertollano ¿Qué otras actuaciones significativas están próximas a realizarse?

L. F. G.: A nivel de infraestructuras se construirán tres nuevos Centros de Salud en Argamasilla de Calatrava, Almodóvar del Campo y Fuencaliente. El plan director de cada uno de ellos ya está aprobado y se está negociando con los ayuntamientos para saber la ubicación de los mismos. En cuanto a consultorios locales no se abrirá ninguno nuevo por ahora.

J. C. S.: Hay que hablar del Foro Participativo de Salud, una iniciativa pionera en el ámbito sanitario de la región y donde los colectivos sociales pueden participar en la confección de los presupuestos para el área sanitaria de Puertollano. Hace poco se mantuvo una reunión para dar a conocer las propuestas que finalmente han sido aprobadas ¿De cuántas estamos hablando y qué destacaría de las mismas?

L. F. G.: El foro Participativo de Salud propuso al Consejo de Administración y Participación Ciudadana del SESCAM un total de 93 propuestas de las que finalmente han sido aprobadas 13 que ya aparecen reflejadas en el contrato de gestión para este año. Podemos destacar las relativas a la divulgación del documento de voluntades anticipadas, mejora de infraestructuras como será el arreglo y reseñalización del recinto externo del hospital Santa Bárbara para mejorar su accesibilidad. También, en las dependencias internas del hospital se procederá a la señalización de diversos servicios como laboratorios, consultas externas y sala de rayos a través de pinturas especiales y para facilitar el tránsito interno.

Se seguirá trabajando con la UCLM para que los estudiantes de Enfermería puedan hacer sus prácticas en el hospital al igual que los residentes del MIR, aunque esto último a corto plazo no será posible pero sí a partir del 2011. De igual modo se organizará la II Semana de la Salud ya que la primera edición tuvo un éxito excepcional y este año queremos que se lleven a cabo actividades en otras localidades del área sanitaria de Puertollano.

J. C. S.: Una de las propuestas que el Foro Participativo de Salud lleva tiempo demandando es la puesta en marcha de la receta electrónica ¿Para cuándo?

L. F. G.: Actualmente en el SESCAM se están haciendo dos experiencias piloto en Centros de Salud de Toledo y Guadalajara. Los resultados están siendo satisfactorios pero no hay una fecha concreta en cuanto a una definitiva implantación de la receta electrónica en todas las áreas sanitarias de la región. Pensamos que será una herramienta muy buena para las consultas en Atención Primaria pues optimizará el tiempo con los pacientes al disminuir la burocracia pero no puede aventurar una fecha concreta de implantación.

J. C. S.: Otra demanda de los usuarios pasa por la reducción de las listas de espera. En ese sentido ¿Absorbe el hospital Santa Bárbara toda la demanda o hay que derivar casos a clínicas concertadas?

L. F. G.: En general estamos bien en cuanto a nivel de listas de espera salvo situaciones puntuales. Pero cumplimos con los objetivos que marca la Ley de Garantías que son 15 días para la primera consulta con el especialista y en cuanto a lista de espera quirúrgica, el tiempo medio para intervenir se sitúa en 23 días. El año pasado lo cerramos con cifras buenas y esperamos seguir en ese camino; contamos con un buen número de facultativos, estamos en mejor situación que tiempo atrás lo que nos permitirá, salvo excepciones, mantener nuestros compromisos en listas de espera.

Actualmente absorbemos el 90% de la demanda existente de consultas con especialistas y se derivan pequeños porcentajes a otras clínicas en concierto con el SESCAM. Mi intención es superar este porcentaje, que se derive el menor número de casos a clínicas concertadas.

J. C. S.: Señala que el hospital Santa Bárbara cuenta con una plantilla suficiente de facultativos para dar cobertura a los usuarios. Sin embargo, una de las propuestas del Foro Participativo de Salud señala la necesidad de hacer más atractiva la presencia de profesionales en esta área sanitaria ¿Qué puede decir al respecto?

L. F. G.: Somos un área sanitaria que siempre ha acarreado el hándicap de una elevada movilidad de profesionales. Creemos que cuando se nos acredite como hospital docente, el Santa Bárbara será atractivo para la llegada de profesionales porque les permite mantenerse al día en cuanto a conocimientos. También, tratamos de fidelizar a la plantilla aumentando los servicios que prestamos y aunque somos un área de elevada movilidad ahora mismo contamos con una plantilla estable. Los tiempos donde escaseaban especialistas han pasado salvo algún servicio puntual que es deficitario. Además, contamos con un número significativo de facultativos comunitarios y sudamericanos que se han integrando bien y que desempeñan su trabajo magníficamente.

J. C. S.: Otro caballo de batalla es mejorar la eficiencia en el ámbito de las citas ¿Cómo reducir al máximo las dichosas desprogramaciones?

L. F. G.: Sin duda, es una de nuestras principales preocupaciones porque las desprogramaciones de citas crean muchas distorsiones. En ocasiones, nos vemos obligados a cambiar citas ya sea por cuestiones de agenda de los facultativos o por incidencias. Estamos intentando estabilizar las agendas, de hecho, en el contrato de gestión hemos pedido a todos los jefes de servicio que nos faciliten la planificación anual de su actividad tanto quirúrgica como de consulta; todo ello encaminado a la disminución de las desprogramaciones.

J. C. S.: ¿Qué fue de la gripe A? Se nos alertó de una pandemia, el sistema sanitario se puso en guardia, se abastecieron las áreas sanitarias de antivirales. Una vez pasado el tsunami ¿Qué valoración tiene de este acontecimiento?

L. F. G.: La verdad es que en principio se montó mucho revuelo pero lo importante es que se ha actuado de manera efectiva a todos los niveles, desde el Ministerio de Sanidad, el Consejo Interterritorial de Salud y en nuestra propia región. Estábamos preparados para lo que pudiera pasar, se adquirieron suficientes vacunas y posteriormente se comprobó que la gripe A se comportó de manera más benigna desplazando a la gripe estacional.

En cualquier caso, hay que destacar la cohesión que hubo en el Sistema Nacional de Salud y que se desplegaron los mecanismos de actuación previstos. Está claro que no hay que bajar la guardia porque sabemos que el virus ha mutado aunque la fase de alerta ya no está activada. Seguiremos atentos a cualquier circunstancia que se produzca.

J. C. S.: ¿La actual situación de crisis económica pone en jaque el modelo sanitario actual? ¿Existen suficientes garantías para su mantenimiento y prestación de servicios?

L. F. G.: Tenemos que intentar, sobre todo los gestores sanitarios, ofrecer un mensaje de tranquilidad a la ciudadanía. El viraje pasa por ser más eficientes, por usar de la manera más adecuada todos los recursos humanos y materiales que tenemos y concienciar a los usuarios de un uso racional de estos recursos a su disposición. El Sistema Nacional de Salud está garantizado pero hemos de ser eficientes al máximo, mantener la prestación de servicios con los recursos existentes. Uno de los objetivos del gobierno de José Mª Barreda es garantizar el sistema sanitario regional y en ese sentido sabemos que se harán todos los esfuerzos para mantener el nivel de calidad asistencial actual. El SESCAM está considerado como uno de los mejores de España y también posee reconocimientos fuera del país. Insisto, hay que optimizar los recursos existentes.

De forma complementaria, el paciente ha de tener claro que existe un protocolo planificado en el sistema sanitario. Se ha de usar Atención Primaria como primer recurso y hacer un uso racional de los medicamentos; todos debemos ser conscientes que los fármacos aglutinan un peso importante del presupuesto sanitario y es imprescindible usarlos adecuadamente.

J. C. S.: Curiosamente usted es de Puertollano y es aquí donde ha desarrollado buena parte de su trayectoria profesional. Bajo su óptica ¿Cómo ha ido evolucionando el ámbito sanitario en todo este tiempo?

L. F. G.: Toda mi trayectoria profesional la he realizado en el Área Sanitaria de Puertollano. Trabajé en el Centro de Salud I y II y también en Argamasilla de Calatrava. Me dedico a esto desde hace más de 20 años y cuando comencé a trabajar nuestra región aún no tenía traspasadas las competencias sanitarias por lo que los servicios eran más precarios. Una vez asumidas las transferencias, el gobierno regional hizo una apuesta por situarnos al mismo nivel que otras comunidades autónomas, tanto en infraestructuras como recursos materiales. Los cambios han sido muy importantes.