Edición mensual - Contraportada - Marzo 2010

La Rincona

Un negro que nos abanique

Víctor Morujo

Nº 221 - Contraportada

Imprimir

Para que este artículo se comprenda, he de comenzar confesando que soy comunista de salón; al igual que el toreo bajo techo, se lidia en ausencia del molesto morlaco de la realidad, capaz de ensuciar cualquier bonita idea. Y este hecho no me produce incomodidad ética alguna, porque lo cierto es que los mismísimos Marx y Engels fueron los primeros comunistas de salón, desarrollaron el Socialismo Utópico en selectos clubes de caballeros, sosteniendo una copa de buen brandy, y no participaron, sino en calidad de meros asesores, en las luchas de los partidos obreros. Así pues, reivindico la cualidad burguesa como esencia de la verdadera izquierda, pues el fin que sus ideólogos perseguían era una sociedad en la que todas nuestras preocupaciones fueran qué ponernos para ir al teatro.

Estas ideas nacieron en la era de la Revolución Industrial, bajo la premisa de que las máquinas, inventadas por la Ciencia, hicieran el trabajo mecánico, y liberaran así al Hombre de tener que servir a otro hombre. Por esta razón, la idea de retrasar obligatoriamente la Jubilación a los 67 años, es la idea menos marxista que pueda concebirse, pues en el estado actual de las cosas, una de las pocas aspiraciones que tenemos es que, al cumplir 65, suficientemente sanos gracias a los avances científicos, podamos vivir sin trabajar.

Confieso que aún no he llegado a merecer siquiera la calificación de “experto”, y por ello recurriré a los escritos de otros para demostrar que ésta no es una idea nueva. En 1883, Paul Lafarge, a la sazón yerno de Karl Marx, escribió el maravilloso tratado “El Derecho a la Pereza” – que Lenin se apresuraría a esconder bajo una alfombra por su carácter subversivo -, en el que afirmaba: “Si la clase obrera, tras arrancar de ella el vicio que la domina y que envilece su naturaleza, se levantara con toda su fuerza (…) para forjar una ley de bronce que prohibiera a todos los hombres trabajar más de tres horas por día, la Tierra, la vieja Tierra, estremecida de alegría, sentiría brincar en ella un nuevo Universo.”

Lafarge estuvo varios años en España, donde intentaba orientar hacia el marxismo a los anarquistas de la época y, ya en esas postrimerías decimonónicas, declaraba que: “Cuando en nuestra civilizada Europa se quiere volver a encontrar un rastro de belleza natural del Hombre, debe írsela a buscar a las naciones donde los prejuicios económicos todavía no extirparon el odio al Trabajo: España, que lamentablemente se está degenerando, puede todavía vanagloriarse de poseer menos fábricas que nosotros prisiones y cuarteles”.

Y no sólo los comunistas de salón, también algunos activistas, como Ernesto “Che Guevara”, acaso en su motocicleta, recogió en sus “Escritos Revolucionarios” este poema que le contó un anciano: “… pero el Hombre es un niño laborioso y estúpido que ha convertido el Trabajo en una sudorosa jornada, convirtió el palo del tambor en una azada y en vez de tocar sobre la Tierra una canción de júbilo, se puso a cavar…”

En su discurso final de “El Gran Dictador”, Chaplin anotaba que: “El Maquinismo, que genera abundancia, nos deja en la necesidad. Nuestro Conocimiento nos ha hecho cínicos, nuestra Inteligencia duros y secos; pensamos demasiado y sentimos muy poco”.

En conclusión: ¿hemos recorrido el camino del Progreso para trabajar más años en lugar de hacerlo menos? ¡Vamos, hombre! En el fondo, lo que todos deseamos, muchos de forma inconfesable, es “un negro que nos abanique” – en el sentido más metafórico, por Dios, no sea que me pase lo que a Rosa Díez.

LAS GUINDAS

El 28 de marzo, domingo de Ramos, marca el inicio de la semana santa en nuestra comarca. Las procesiones del borriquillo, Medinaceli, Ecce Homo, Silencio, Santo Calvario, Santo Entierro, Soledad, y Jesús Resucitado volverán a recorrer las calles de Puertollano inundándolas del espíritu semana santero.

-----------

El diario New York Times, en su edición del pasado 8 de marzo de 2010, citaba a Puertollano en un artículo en el que explican como se ha hecho necesario un nuevo planteamiento en generación de las energías llamadas “limpias” para su sostenibilidad. En el mismo también mencionaban al alcalde de Puertollano y reproducían alguna de sus declaraciones al respecto. Lo de “Puertollano, ciudad de la energía” ha traspasado ya nuestras fronteras.

-----------

Nuestros deportistas siguen dando la talla y tanto el saltador de altura Javier Bermejo, como el atleta veterano Álvaro Trujillo, han vuelto de los campeonatos de España con sendas medallas. El primero como primer clasificado en salto de altura y el segundo con el de subcampeón veterano de 3000 metros.

LA GUINDILLA

La concejalía de Festejos del ayuntamiento de Puertollano quiere que la fiesta se una a la recuperación de nuestras tradiciones. Y, a la reciente celebración de un mercado goyesco, se podrían unir otros actos históricos relacionados con el medievo, con caballos, armaduras y lanzas, que se están preparando para engrandecer la feria de mayo.