Edición mensual - Enero 2010 - Puertollano

Una guía para renovar la imagen turística de la ciudad

J. Carlos Sanz

Nº 219 - Puertollano

Imprimir

Diseñada por Pepe Patón, creativo de Intuición Grupo Editorial, la nueva guía turística de Puertollano supone un “eje importantísimo” –como la define el concejal de Turismo Luis Pizarro- para enriquecer la oferta turística de una localidad que encuentra en su patrimonio histórico-minero y en el enclave medioambiental inmediato (el valle de Alcudia) los puntales para seguir avanzando en su tentativa como destino de interior apetecible y susceptible de ser visitado.

El municipio ya tiene su propia marca turística, “la puerta del Valle de Alcudia”, pero era necesario revisar las actuaciones acometidas estos últimos años desde la Concejalía de Turismo para actualizar una guía que pone en valor nuevos elementos patrimoniales y ambientales. La guía está dividida en seis partes: patrimonio histórico-minero, lugares verdes y urbanos, Valle de Alcudia natural y activo, guía de servicios, guía del fin de semana y english guide.

Contenidos que se acompañan con nuevas fotografías que Pizarro considera como “otra pata fundamental de cualquier guía turística”. De esta forma, las personas que consulten la guía pueden ver imágenes poco conocidas como la laguna de San Francisco que se encuentra en una explotación a cielo abierto de la mina homónima o una vista de la fuente de obsidiana “un enclave natural que se tiene olvidado y que está en la ladera del cerro de Santa Ana bajando por la chimenea cuadrá” agrega el Concejal de Turismo.

Claro que el ramillete fotográfico se completa, en el apartado histórico-minero, con un mapa donde se señalizan puntos de interés paleontológicos (flora carbonífera de la mina Emma, pistas fósiles del Ordovico así como fauna de este mismo período), minas destacables como la de San Quintín, Veredillas, la Romanilla, Horcajo, Petaca, Diógenes, la Gitana y los Pontones, enclaves arqueológicos como el castillejo del Villar, estación de pinturas esquemáticas del puente natural, estación de pinturas esquemáticas del “chorreo” y los vestigios de bronce-medieval en el cerro de San Sebastián.

Una información que obedece a la estrategia de Turismo por poner en valor elementos situados en las zonas periféricas del término municipal “y que son igual de atractivos”. La idea es diversificarse ya que según el concejal “las posibilidades de disfrutar del entorno de una ciudad son muy amplias”. En ese sentido, la guía contiene la opción de recorrer la cuenca minera a través de dos rutas específicas. Una de ellas comienza desde el pozo Elorza y atraviesa lugares como el apartadero Calatrava, escombrera del Terri, barriada minera Ojailén y antiguo puente de hierro. La otra ruta minera se inicia desde el poblado minero de Asdrúbal y concluye en el museo de la minería, atravesando elementos patrimoniales interesantes como las tolvas de la mina San Francisco, los pozos San Felipe y San Julián, el puente ferroviario, la mina nueva Aurora, mina Valdepeñas y las escombreras del Pozo Este.

La otra piedra angular de la que se sirve Puertollano para ampliar su gancho turístico tiene que ver con su ubicación cercana al Valle de Alcudia. “Nosotros nos podremos disfrutar de una playa o de monumentos antiguos de considerable valor pero sí hay atractivos como este entorno natural” recalca Pizarro. En este apartado, denominado Valle de Alcudia natural y activo, se incluyen nuevas fotografías como el paso del río Montoro, río Cerceda, detalle del yacimiento de Sisapo, fauna de la zona como el jabalí así como un ejemplar micológico que pone de relieve la importancia del lugar en este ámbito. Era fundamental incluir lugares de interés como la encina milenaria, también llamada encina de “las mil ovejas”, la venta de la Inés, las pinturas rupestres de Peña Escrita, la chorrera de los Batanes, la zona de las lastras, el antiguo balneario de las Tiñosas, o las minas Diógenes y el Horcajo. Como novedad, se incluye un mapa topográfico del lugar señalizando todos estos lugares de interés.

Donde se ha puesto el acento es con la infraestructura hotelera y de alojamientos, algo que ha de vincularse a la oferta turística de cualquier guía. Aparte de los hoteles y hostales con que cuenta la ciudad, la guía incluye información de los alojamientos rurales de la comarca. Otra innovación ha sido la elaboración de una guía de servicios donde aparecen los principales restaurantes, establecimientos de enoturismo y un calendario de fiestas y eventos más significativos como el día del Chorizo, las candelarias, el día del Hornazo, el Santo Voto, las fiestas patronales de San Antonio del Villar, el concurso de chirigotas, el festival nacional de Folclore, el festival de Blues y Jazz así como el concurso internacional de cante flamenco.

Una guía de servicios que se completa con un listado de actividades al aire libre como escalada en el cerro de Santa Ana, circuito permanente de 4X4, turismo ecuestre y cinegético, senderismo y rutas en moto por el Valle de Alcudia. También, hay hueco para los artesanos locales.

En este afán por diversificar y dar a conocer la mayor oferta turística disponible, la guía cuenta con propuestas para el fin de semana y estructuradas entre el turismo industrial, turismo cultural, turismo rural, turismo cinegético, turismo ornitológico, turismo activo y turismo ecuestre.

Por supuesto, no se podía obviar su traducción al inglés para conferirle una dimensión más internacional a esta apuesta por ganar enteros desde la óptica turística, un trabajo en continuo progreso y que debe seguir mejorando con la recuperación del patrimonio industrial de la zona, su correcta señalización así como la ampliación de infraestructura para facilitar el alojamiento y las actividades de los turistas potenciales que nos visiten.