Edición mensual - Julio 2008 - Puertollano

Álvarez Cuervo: “Lograr un mayor acercamiento entre la refinería y su entorno era una de las asignaturas a sacar adelante”

A lo largo de cinco años, el gallego Gerardo Álvarez Cuervo ha ostentado la dirección del Complejo Petroquímico de Puertollano. En su etapa, se han producido avances destacables en pos de materializar la “cultura de la seguridad” tanto entre los trabajadores como en el proceso productivo de la refinería. Muchos coinciden en afirmar que con la llegada de Álvarez Cuervo ha habido un mayor acercamiento entre el complejo petroquímico y los representantes políticos y sociales de la ciudad. En la siguiente entrevista, el ya exdirector de la refinería efectúa un balance de su paso por esta localidad.

J. Carlos Sanz

Nº 201 - Puertollano

Imprimir

J. Carlos Sanz: Punto y final a su etapa como director del complejo petroquímico de Puertollano. En esta estancia de cinco años ¿qué logros destacaría de su gestión en la refinería?

Gerardo Álvarez Cuervo: En los hechos más recientes he de recordar la mejora sustancial que hemos acometido en infraestructuras de seguridad, más de 40 millones de euros tanto para las áreas de refino como química. Y sin duda, en esta apuesta por la seguridad, destaco como inversión más importante la creación de la unidad P-42.

J. C. S.: Con su llegada, diversos sectores de la población coinciden en que se inició una etapa de mayor acercamiento tanto con la administración local como con la propia ciudadanía y que se materializó con la firma de convenios de colaboración ¿Secunda esta afirmación?

G. A. C.: Personalmente, me alegro que se haya percibido este mayor acercamiento con el entorno ya que para la compañía, al disponer de industrias tan grandes, era una de las asignaturas a sacar adelante. Salvar esta dificultad es importante, tanto para mí como para mi sucesor Andreu Puñet. Efectivamente, hemos firmado convenios en materia cultural y urbanística que ascienden a los 700.000 euros con el Ayuntamiento de Puertollano. Y con respecto al patrocinio que Repsol-YPF presta al Festival de Teatro Clásico de Almagro, al tratarse de un hecho cultural muy singular e importante, nos pareció que no debíamos dejar pasar una aportación económica por nuestra parte. Este año es el tercer convenio que firmamos con la Dirección del Festival y siempre buscamos que Puertollano se incluya de algún modo en la programación.

J. C. S.: En su despedida ante los medios de comunicación locales hizo hincapié en la consolidación de la cultura de la seguridad así como en el aspecto formativo de los trabajadores del complejo petroquímico ¿Qué actuaciones concretas se han materializado en tales fines? Por otro lado, el complejo ha estado implicado como parte activa en la elaboración del nuevo Plan de Emergencia Exterior de Puertollano (PEEP) ¿Cómo considera la participación de la compañía en el PEEP?

G. A. C.: Hace unos años decidimos inculcar entre nuestros trabajadores un enfoque distinto de la seguridad y espero que siga consolidándose en la nueva etapa con Puñet, de algún modo queremos implementar el que prevalezca esta cultura de la seguridad sobre cualquier otro aspecto productivo Hemos enfatizado mucho en este apartado, sobre todo para que quede bien impreso en la mentalidad de nuestros trabajadores y de ahí la inversión que hemos acometido en formación, dentro de los ámbitos de Prevención de riesgos laborales.

Con respecto al diseño del Plan de Emergencia Exterior de Puertollano, hemos trabajado en conjunto con la Administración Local y Regional desde el principio y entre todos logramos unos acuerdos basados en el principio de coor-dinación, es decir, nosotros conocemos nuestra parcela preventiva y el resto de agentes implicados nos ayudan; no se trata de que alguien prevalezca sobre otros, esta intención se entendió muy bien y se nos dio margen para que no hubiera interferencias. Finalmente, este modus operandi se plasmó en unos acuerdos que este año se han vuelto a renovar, unos convenios estructurados en fases. Por ejemplo, la primera sirvió para hacer actividades y en esta segunda se están implantando elementos preventivos para la ciudadanía, caso de las sirenas acústicas o la difusión informativa para que se conozca el PEEP. En el complejo petroquímico se han realizado varios simulacros, concretamente en la zona de química y Fertiberia. Entre todos, estamos materializando estas mejoras que incluye el PEEP.

J. C. S.: A lo largo de su trayectoria profesional usted ha trabajado en otros complejos petroquímicos ¿Cuál cree que es la singularidad y lo que diferencia al complejo de Puertollano con respecto a otros?

G. A. C.: En primer lugar se trata del único complejo petroquímico situado en el interior geográfico, esto tiene sus pros y contras sobre todo lo primero, ya que abastecemos incesantemente a la zona centro. En segundo lugar, es un complejo, y valga la redundancia muy complejo, ya que de los que existen en España es el que tiene más complejidad al poseer una refinería que produce combustibles y carburantes como nafta, queroseno, benceno, fuel-oil, etc. Además de esto, la producción de nafta se dedica para producir en la zona química etileno y con esto se fabrican plásticos. También dispone de una tercera área de lubricantes, y junto con la refinería de Cartagena, es el único complejo de Repsol donde se hace. Estos tres esquemas de producción, combustibles, petroquímica y lubricantes, explican la complejidad de esta refinería.

Y por supuesto, he de destacar el importante número de personas que trabajan en este complejo, en plantilla hay contratados 1050 trabajadores y solemos cubrirnos con interinos hasta alcanzar 1600 personas en total, sólo en el área de refino. Si sumamos las 900 personas que trabajan en química, hacen un total 2.500 personas lo que se traduce en que este complejo petroquímico precisa de una importante gestión de trabajadores.

J. C. S.: El testigo, como director del complejo petroquímico de Puertollano, lo recoge Andreu Puñet ¿Qué podría destacarme de Puñet tanto desde su vertiente personal como profesional?

G. A. C.: Él tiene mucha experiencia tras haber trabajado en la dirección del complejo de Tarragona, tanto en el área de procesos como de planificación. Asimismo, durante varios años estuvo en Argentina y de ahí pasó otra vez a Tarragona donde durante siete años ha ostentado la dirección. El hecho de que Puñet ostente una única dirección, tanto para refino como químico, es el resultado de una vieja reivindicación de la propia empresa, disponer de una única cabeza visible, una voz única de cara al entorno.

A nivel interno, Puñet tendrá un equipo muy bueno a su disposición y con la experiencia que tiene no tendrá ningún problema. En Tarragona, de donde él viene, se ha hecho lo mismo, un único director para refino y química. Repsol no hace esto de forma gratuita sino a sabiendas que hay un gran equipo de profesionales para llevarlo a cabo.

J. C. S.: ¿A dónde se nos va Gerardo Álvarez Cuervo? ¿Qué vivencias a nivel personal ha tenido durante su estancia en Puertollano?

G. A. C.: Proseguiré mi labor profesional en un área organizativa donde tenemos previsto hacer pequeños ajustes y mejoras en las organizaciones de refino, todavía estamos manejando ideas y lo que queremos es volcar experiencias para mejorar distintos procesos y su gestión. Siempre hay algo a mejorar y con nuestra experiencia, intentaremos ajustar ciertas cosas porque los tiempos piden que se adapten las estructuras.

A nivel personal, lo que más noté al llegar aquí fue la cercanía de los puertollanenses, y en la vida diaria esa proximidad es muy de agradecer. En mis estancias anteriores, estaba acostumbrado a una serie de protocolos que aquí se vulneran por el hecho de vivir en una ciudad pequeña. En líneas generales, he de admitir que la gente es bastante acogedora y uno se encuentra razonablemente cómodo. Así, a bote pronto, lo único que he echado en falta han sido mis hijos, eso sí se nota y me hubiera gustado haberlos tenido aquí.

J. C. S.: ¿Se acostumbra uno a tener una vida itinerante como la suya?

G. A. C.: Nunca te acostumbras a esto. Por ejemplo, estos días son de mudanzas y te cuesta, es un poco desagradable y no es fácil. Hay que hacerlo pero no es sencillo, sobre todo para la familia. Como consuelo, lo que antes tenía como problema ahora lo tengo como ventaja, es decir estaré cerca de mis hijos por lo que este último cambio, a nivel personal, es mejor.