Edición mensual - Julio 2008 - Opinión

Opinión

RSU

Caminando por las calles de Puertollano es fácil encontrarse con los contenedores de residuos sólidos urbanos y observar los problemas que acarrean, aparte de sus indudables beneficios por lo del reciclaje en sí. Y nos referimos, claro está, a esa triste imagen, bastante habitual por cierto, de los contenedores repletos de papeles, cartones, botellas y plásticos, tanto en su interior como a su alrededor. Esto sin olvidar las muchas ocasiones en que tenemos que “jugárnosla” al salir con nuestro coche de una bocacalle, porque el contenedor de turno nos impide ver quien viene por tu izquierda o derecha. Son cuestiones que tendrán que solventar, por una parte, la empresa RSU que debería tener más premura y cuidado en la recogida. Por otra, el propio ayuntamiento tratando de impedir que los contenedores dificulten la visión de los conductores al salir de cualquier calle, con el riesgo que ello conlleva. Sin olvidarnos de los ciudadanos o de las empresas que dejan tranquilamente sus residuos en el exterior del contenedor sin cerciorarse de si están o no llenos. Ellos también deberían tomar algunas clases de civismo, aunque nos consta que, desde la concejalía de medio ambiente, ya se han tomado medidas al respecto con la apertura de distintos expedientes sancionadores a los infractores y, también, de multiples reclamaciones al consorcio de residuos sólidos urbanos que, por cierto, no han tenido el resultado que se pretendía..

Pero lo que más nos llama la atención es la falta de interés del ayuntamiento de Puertollano por soterrarlos. Y es que tanto Almodóvar del Campo, como Aldea del Rey y Calzada de Calatrava han dado ya los primeros pasos en una carrera en la que, al parecer, Puertollano no va a participar porque, según el responsable municipal de medio ambiente, los informes técnicos lo desaconsejan ya que “generan malos olores” y, además, “interferirían en el resto de conducciones previamente soterradas”.

Nosotros mostramos desde aquí nuestra total disconformidad con esa decisión que, creemos, debería ser revisada ya que este sistema se está implantando en muchas ciudades españolas ¿Allí no hay los mismos problemas que aquí?

Estamos ya ante un Puertollano más moderno pero queremos también un Puertollano más limpio y sin esa desagradable e impactante situación que nos lleva a pensar que un contenedor es un objeto sin nada en su interior pero rodeado de residuos por todas partes. Aunque, si el servicio del consorcio RSU mejorase ostensiblemente tal vez podría hacer cambiar nuestro criterio. Pero vemos muy difícil que se cumplan ambas premisas.