Edición mensual - Octubre 2006 - Sociedad

España Original, la pasarela de los alimentos con pedigrí

J. Carlos Sanz

Nº 179 - Sociedad

Imprimir

España Original, cuyo epígrafe era “Feria Nacional de las Denominaciones de Origen y otras indicaciones de calidad”, hizo honor a su propuesta cualitativa buscando favorecer los negocios entre profesionales del sector de la alimentación. Este evento que nace como esqueje o complemento de la consolidada FENAVIN, no obstante es fruto de los mismos organizadores, ha demostrado en su primera edición su carácter eminentemente profesional al ser una feria enfocada exclusivamente a aquellas personas que viven del sector alimentario, ya sean distribuidores, fabricantes, productores y demás.

Profesionales Vs gran público

Que la organización haya primado este aspecto trajo como consecuencia que el gran público no fuera el protagonista de dicho evento. Y eso quedó reflejado en el hecho de que por ejemplo, las visitas de la gente de a pie estaban restringidas exclusivamente a horario de tarde lo que impedía que los mismos pudieran acceder a uno de los espacios con más tirón de la feria, la Galería del Sabor, donde se podían degustar la mayoría de los productos expuestos ya fueran quesos, aceites, mieles, embutidos, yogures y dulces. El que la Galería del Sabor permaneciera cerrada a cal y canto para el visitante provocó alguna que otra queja por parte de personas que ante tal decisión criticaban el carácter elitista de España Original. El caso es que parte de razón llevan; dejando de lado la pataleta del personal por no poder “catar” los productos de la feria, gran número de expositores señalaban a La Comarca el cisma de intenciones existente por parte de los visitantes entre los que acudían por la mañana (la mayoría profesionales a la caza de algún negocio) y durante la tarde cuando la ciudadanía tenía acceso a la feria buscando hacer acopio de alimentos expuestos en los stands.

Quesos, aceites, mieles...

Aparte de estas cuestiones, los verdaderos protagonistas de España Original fueron los alimentos. Aceites, quesos y mieles fueron los productos estrellas, copando las primeras posiciones en cuanto a presencia; en segundo plano las carnes, los productos de repostería, las frutas y hortalizas. Se notó que la organización del evento era de la tierra pues los productos castellano-manchegos ocuparon buena parte de los expositores, si bien el resto de regiones también estuvieron presentes a excepción de Canarias, La Rioja o Euskadi cuyas ausencias fueron notorias.

En cualquier caso, España Original ha dejado claro sus objetivos: ser un evento exclusivamente dirigido al sector profesional y reflejo de esto fue que muchos productos novedosos como confituras de pimiento, mermeladas de cebolla, tartaletas de higos, aceites en formato aerosol, dulces elaborados con queso manchego y vino, etc, no se encuentren en los circuitos comerciales de alimentación, es decir, un consumidor no podrá encontrar estos productos en grandes superficies o tiendas de alimentación. Tan sólo cabe la posibilidad de hacerse con ellos en tiendas especializadas o de dietética, o poniéndose en contacto con distribuidores específicos. En definitiva, España Original ha demostrado que como todo en la vida, en el ámbito de la alimentación hay clases y lo bueno no puede ser disfrutado por la mayoría de ciudadanos.