Edición mensual - Mayo 2005 - Opinión

Laicismo

Juan Victoria

Nº 161 - Opinión

Imprimir

¿Por qué la izquierda desea hacer de España un estado laico ignorando que el 95% de los españoles son católicos? Tal vez retirando de los colegios la asignatura de Religión. Tratando manifestaciones religiosas como cuentos de hadas, para que los niños vean en éstas un divertimiento o una historieta del abuelito a la hora de ir a la cama. Creando en la juventud una nueva ética y moral en el que la trascendencia no tenga sitio.

Un mundo hedonista en el que las dificultades sean un enojo más que una barrera a sobrepasar. Esta política puede tener un éxito momentáneo. Lo fácil, lo sencillo, pueden crear un estado de ánimo de desenfado e indolencia, haciéndonos despreocuparnos por todo aquello que el hombre desde su creación ha tratado de descifrar –de dónde venimos a dónde vamos-.

Esta filosofía debe ser la que fije la meta, creando unas conciencias prestas a recibir cualquier teoría de “progreso”. Léase: Aborto, eutanasia, matrimonios contra natura en los cuales pueden adoptar niños, viviendo éstos con una pareja en la que sus padres sean dos hombres o dos mujeres. Ese concepto de familia es el que nos han impuesto. También el aborto, la muerte de inocentes amparada por la ley. O la eutanasia, cuando llegue, ojalá y no se imponga. Una muerte digna (de progreso), impuesta en la mayoría de los casos por parientes “voluntariosos” que no quieren ver sufrir a sus deudos o por ancianos al borde de la desesperación, no por morir dignamente, sino por la indignidad en la que viven.