Edición mensual - Mayo 2005 - Deportes

Gil Castilla: “Puertollano ha organizado la mejor Intercontinental de la historia”

José Gil Castilla, hombre ligado al deporte desde siempre, brindó a Puertollano la celebración de un acontecimiento único, la Copa Intercontinental de Fútbol Sala. La Comarca de Puertollano hace balance con Gil Castilla de lo vivido durante el 7 al de 10 de Abril.

Ángel Moreno

Nº 161 - Deportes

Imprimir

Ángel Moreno.- ¿Cuál es el balance general del acontecimiento deportivo más importante de la historia de Puertollano?

Gil Castilla.- Fundamentalmente ha sido éxito, y sobre todo hemos sido referentes internacionales para la gente que ha participado en el evento y que ha dicho, lo que todos presumíamos y queríamos desde el momento  que se  monta la competición, lograr la mejor Intercontinental que hasta el momento se ha realizado.

A. M.- ¿Se esperaba un nivel tan bajo por parte de americanos y asiáticos?

G. C.- La verdad que el formato de la Intercontinental tiene dos referentes. Por un lado, los equipos de ligas fortísimas de Europa y Sudamérica como máximos exponentes y por otro la FIFA, en aras a divulgar mucho más el Fútbol Sala, hace invitaciones a continentes diferentes; Asia, donde se incluye al Fire Fox y Centro América y Norteamérica. En estos continentes la tradición de fútbol sala no es de mucho nivel, persiguen una divulgación de este deporte, pero tienen al mismo tiempo la problemática que se dan resultados escandalosos como sucediera aquí en Puertollano o anteriormente en Barcelona. Es significativo, hay mucha diferencia entre continentes.

A. M.- Siguiendo con el nivel de esta Intercontinental ¿Cómo se ha visto a los colegiados?

G. C.- Muy bien, además tenía referencias del croata como referente y clave dentro del arbitraje del fútbol sala. También de Pedro Galán que será una persona que veremos muchísimo en los estamentos federativos. Es más, ambos serán los colegiados elegidos para pitar la final de la Copa de Europa de fútbol sala.

A. M.- ¿Qué costó más, traer la propia Intercontinental o disponer de los euros suficientes para el evento?

G. C.- La Intercontinental estaba conseguida desde el mismo momento en que la Liga Nacional de Fútbol Sala dio el visto bueno al pabellón de la Calle Malagón. Por otro lado, había un apartado económico que difícilmente podría sustraer al Puertollano FS. Nosotros hemos ido de la mano, en todo momento, con la Concejalía de deportes y sin querer entrar en la problemática de llegar a decir tenemos o no tenemos el evento, la conclusión desde el Puertollano FS es más que clara: el presupuesto se ha cubierto, las arcas municipales tuvieron que hacer frente a algunos gastos de mantenimiento de la instalación. Pero realmente la publicidad televisiva, que es un incremento fortísimo, y quizás no está valorado mucho tener quince horas Puertollano en el centro de la cancha comparado con otros enfoques deportivos. El objetivo era hacer un presupuesto cero, y se ha conseguido.  

A. M.- ¿Qué fue más difícil de hacer, convencer a la Liga Nacional de Fútbol Sala o a los políticos municipales?

G. C.- La LNFS desde el momento que nos  visita y da el visto bueno a la instalación, sabiendo que hay un grupo humano detrás, lo tiene claro. El ayuntamiento al principio tuvo reticencias desde el apartado que significa hacienda pública, un movimiento de presupuestos. El alcalde siempre ha sido un valedor de esta competición. A mí particularmente hay una frase que me marca, en una conversación privada me pregunta que si hay posibilidades, yo contesto que sí y dice “adelante que la hacemos” y bueno ahí está, con algunos picos de audiencia de 800.000 personas.

A. M.- ¿Cuántas personas han colaborado en este excepcional evento?

G. C.- El número definitivo es difícil, pero destacar a todos los servicios municipales a los cuales tenemos que poner un diez más las personas del Puertollano FS, funcionarios municipales, es decir, hablamos de 100 ó 120 personas sin contar a los voluntarios que fueron 50.

A. M.- Ahora que todo ha acabado ¿Qué le hubiese gustado mejorar?

G. C.- Hay detalles en la propia marcha de la competición susceptibles de mejorar, pero dicho por los que han participado como competidores, estamos ante la mejor Intercontinental. En el plano positivo, llámese el traductor del equipo Japonés, la dedicación de José Cañizares con el equipo americano, la dedicación de Javier García Carpintero, con los clubes Benfica y brasileños, Pepe Romero, el concepto general de la aportación y conducción de la liga nacional. ¿Mejorar? Detalles puntuales no recuerdo, e incluso estaba previsto que si surgía algún problema desde el punto de vista de los espectadores las fuerzas de seguridad tenían recursos y alternativas para haber canalizado. No hubo problemas destacados.  

A. M.- ¿A qué se tenía miedo? ¿Respuesta del público, tema económico, infraestructura o voluntarios?

G. C.- ¿Miedo? A la posibilidad de una gotera, que se subsanó pero poco más, salvo ese día del chaparrón del viernes difícilmente hemos tenido algún miedo.

Todo solucionado, la alimentación ideal, la distribución de los equipos correctísimas, las ubicaciones muy próximas al pabellón, el estamento arbitral en Ciudad Real por poner un poco de distancia y para que no pudiera existir el “compadreo”. 

A. M.- ¿Dispuesto a organizar otro evento similar a éste? Llámese Súper Copa de España.                    

G. C.- Sé que hay propuestas y de alguna forma tenemos que plantearnos donde vamos a estar en Septiembre. El ayuntamiento tomó buena nota de lo que somos capaces de hacer, la corporación ha estado con nosotros, pero la Súper Copa no es la Intercontinental.

A. M.- ¿Se arrancó algún compromiso por parte de Manuel Sahorín, manager general del Boomerang Interviú?

G. C.- Manuel es un hombre que vive Puertollano y ha remitido un escrito a la alcaldía, hablando de lo que significa para el Boomerang la Intercontinental y que el calificativo, después de su nombre comercial, que lo define como equipo sería Boomerang Interviú de Puertollano, es algo que queda como muy bonito.

No hay un compromiso en cuanto a cesión de jugadores. En el abrazo que tuvimos a la despedida, Manuel me decía “nos veremos en Jaraguá”, donde tendrá lugar la próxima edición de la Intercontinental.

A. M.- ¿Cómo se siente uno cuando todo acaba y se ven muestras de alegrías y enhorabuenas?

G. C.- Inmenso. Aunque existiera un equipo de trabajo, el éxito se tiene que considerar como algo del pueblo y la ciudad ha vivido una Intercontinental que ha sido un referente a nivel mundial.

A título personal mi referencia después de terminar la competición fue ver un partido de fútbol con los amigos y tomar unas cervezas con ellos y estar más tranquilo, la Intercontinental acelera el pulso muchísimo.

A. M.- Está claro que este evento ha demostrado que hay afición al fútbol sala ¿Se plantea volver a ser presidente del Puertollano FS y hacerlo aún más grande?

G. C.- La verdad,  estamos inmersos en una competición y cuando se produzca la finalización de ésta, la junta directiva tendrá que hacer un replanteamiento, y sabiendo que contamos con el visto bueno municipal, las ayudas estarán. Tendremos que hacer una recapitulación y saber si nos compensa de alguna forma iniciar un ciclo más de cuatro años.

Es fuerte el proyecto; cambias las estructuras deportivas de Puertollano, el trabajo del Puertollano FS estaba basado en cantera, el inicio de la temporada 2005-06 sufre unas pautas y existen unas modificaciones. En estas pautas y dependiendo de todos esos factores nos plantearemos cuatro años más. De cualquier manera, han sido cuatro años intensos, se han hecho cosas preciosas, hay otras por mejorar, por ejemplo, no hemos sabido cumplir el objetivo de llenar el pabellón, vamos atrasados en los presupuestos, nos cuesta trabajo y dinero, y con todo esto haremos recapitulación y decidir que quiere Puertollano y que podemos hacer. El planteamiento de un equipo de élite a base de foráneos no coincide con nuestras premisas de trabajo, apostaríamos por gente local. El objetivo de alcanzar la categoría de plata se puede conseguir en Puertollano al margen que esté Pepe Gil Castilla o no.