Edición mensual - Contraportada - Mayo 2005

La Rincona

¡Aplastad al hipócrita!

Benjamín Hernández

Nº 161 - Contraportada

Imprimir

La Iglesia Católica tiene nuevo pontífice. Benedicto XVI es el sucesor de Pedro, después de Juan Pablo II. Ambos han sido calificados de muy conservadores (u ortodoxos) por parte de un amplio sector de la opinión pública, incluida la de los creyentes. A mí, personalmente, me sorprendería que un papa no fuera conservador de la ortodoxia. Porque la religión es, precisamente, la observación de unas reglas de comportamiento acordes con unas creencias. Lo demás son filosofías.

Si a alguien le pesa que no se admitan la teología de la liberación, la libre interpretación de las Sagradas Escrituras, la eutanasia o las bodas entre personas del mismo sexo, que se fastidie. Las interpretaciones diferentes de la Biblia han dado lugar a separaciones (herejías para Roma) en nuevas confesiones religiosas. Así que lo tienen fácil. Que rompan con la Santa Sede como hicieron Lutero, Calvino y otros. A ellos, también les surgieron díscolos rupturistas.

Pero las cosas son como son. Tanto el Antiguo como el Nuevo Testamento condenan la muerte, ni siquiera por piedad, ni tan sólo por la determinación personal. Matar a alguien es pecado, aunque sea porque te lo pide o por ahorrarle sufrimiento. Una persona enferma no es un caballo cojo, en eso convendremos. Suicidarse es “el pecado de Judas”. Te matas tú, pero con ello llevas el dolor a los tuyos y puedes dejar desvalidos a quienes dependen de ti. Por eso el suicidio también es delito en el código civil, como lo es matar a alguien, aunque sea “por su bien”.

Evidentemente, casar a dos personas del mismo sexo está igualmente condenado en las doctrinas bíblicas. Así que tanto el nuevo Papa como el anterior son magníficos defensores de la doctrina cristiana. Y si alguien piensa que una cosa es la jerarquía y otra la creencia, se equivoca. Si piensa así, mejor que se vaya. Mucho mejor, vamos.

Porque desde fuera se ve sin pasión y no duele la hipocresía de una institución tan relativista en lo que a ella se refiere. Porque la paja en el ojo ajeno y la viga en el propio alcanzan proporciones de cataratas en algunos aspectos.

Y si no es así, es hora de las preguntas: ¿por qué hay tanta comprensión para la debilidad carnal de sus pederastas, de sus monjas violadas (que pueden abortar, por cierto) o para sus delincuentes bancarios?

¿Por qué no se pidieron firmas contra la guerra patrocinada por un gobierno español mayoritariamente perteneciente y confeso a sus filas religiosas?

¿Por qué se puede invertir en Gescartera? ¿Por qué no se habla contra la pena de muerte en el caso de los estados poderosos?

¿Por qué no se condena el matrimonio heterosexual por lo civil, igualmente pecaminoso a ojos doctrinales? Y si es pecado, ¿cómo no hacen desobediencia los políticos y funcionarios cuando los que se casan no son “tarados” y si machotes y hembrazas? ¿Por qué este tipo de leyes siempre saca lo peor de las secciones femenina y masculina españolas del hisopo y el sable, que escupen su veneno a poquito que les piquen?

¿Por qué se condena al débil, al diferente, al extraño, al que no piensa como ellos? ¿Dónde queda la caridad, la compasión, el amor fraterno y la otra mejilla?

¿Por qué se utiliza a la religión para justificar todo aquello que no nos gusta o nos puede dar votos, como siempre?

Ante tantas preguntas sin respuesta, basta con leerse las bienaventuranzas: un auténtico seguro de que los desheredados no se van a rebelar porque luego habrá no sé qué cielos o infiernos.

Bienaventurados los que no sufren, los que enriquecen su espíritu y su cultura, los protegidos por la ley y la justicia, los que aman y son amados y los que viven y mueren con dignidad. Porque ellos heredarán la Tierra y harán que quienes vengan después, tengan una vida mejor.

LAS GUINDAS

Para conocer la actualidad deportiva de Puertollano solo es necesario entrar en una nueva web local en la que, además de otras informaciones deportivas y clasificaciones, podrán encontrar los resultados de los equipos de Puertollano con la mayor inmediatez.

Está claro que Puertollano necesita un nuevo centro de juventud, tal y como se contemplaba en el programa electoral del partido socialista, y que la Junta de Comunidades ha comprometido su apoyo para el mismo. Pero ¿cuándo y dónde se ubicará? Esa es la pregunta que tendrán que responder nuestros políticos a la mayor brevedad posible.

Con la finalidad de incrementar la seguridad ciudadana, el número de efectivos de la Policía Local se sigue reforzando en Puertollano. De hecho, además del incremento de plantilla previsto para el mes de junio con la incorporación de siete nuevos agentes, en la actualidad ya son seis o siete policias locales más los que trabajan en cada turno. Como ya advertía Vicente Buendía, faltan más efectivos de policía nacional y, sobre todo, una mayor coordinación entre las distintas administraciones.

LA GUINDILLA

Al cierre de esta edición de La Comarca, el concejal de tráfico y seguridad ciudadana, Angel García Cáceres, nos comentaba que en las calles de Puertollano se instalarán 60 figuras del Quijote de unos 2,5 metros de altura. Suponemos que los técnicos municipales buscarán buenas ubicaciones para que sean vistos por la mayor cantidad de ciudadanos posible y, de paso, que no sean un obstáculo en la vía pública.