Viernes 1 de Agosto de 2014
Visita:
68101653

rss


N° 203 Edita: Intuición Grupo Editorial S.L. Septiembre 2008

Puertollano:  1  2  3  4  5  6 

Emiliano Vozmediano, pintor y músico

El pintor que compuso la banda sonora de sus cuadros

Eugenio Blanco

“El mundo es curvo”, asegura el pintor Emiliano Vozmediano en un momento de la conversación que mantengo con él en la planta de arriba de su casa, en la estancia donde tiene su estudio y donde se agolpan sus trabajos, sus pinturas en busca de forma, sus colores aguerridos y sus formas reflexivas y cautivadoras.

El estudio de un artista siempre es su deshielo íntimo, un espacio donde colisionan las épocas y las conjeturas, donde los trazos se hacen viejos y al mismo tiempo, con un poco de suerte, se hacen eternos. El estudio de Emiliano Vozmediano se corresponde con el espacio de un artista libre, donde el caos controlado, el orden caótico pega con la personalidad del pintor. Emiliano Vozmediano, el pintor idealista, el creador equilibrado, pero también el creador que busca y se deja la mirada en cada trabajo.

Como decimos, todos los cuadros tienen el aliento de quien cree en el arte con ahínco. Porque Emiliano sí es un pintor que quiere contar a través de sus composiciones, sí quiere trasmitir su pulsión filosófica, la estela de su pensamiento político, el carácter lúdico del mundo que él quiere trasladar al pueblo. Utiliza mucho la palabra “pueblo”, casi parece una manera extemporánea de hablar, pero en Emiliano, el “pueblo”, la gente, sus gustos y su cadencia, es el punto de inicio y el punto final. El pintor tiene metido en la cabeza que el pueblo elige, la Historia pone a cada cual en su lugar, las personas acaban ofreciendo sus veredictos.

Formas para lienzos

“Lo que yo quiero es crear”. Fíjense en esta frase, apunten su hondura y su necesidad de comunicación. Esta declaración de intenciones, que pudiera parecer sencilla o manida, tiene en el pintor visos de ideario vital. Emiliano Vozmediano reniega del “mundo comercial que envuelve al arte”. No crea que sea un mundo limpio, incluso viene a decir que la estructura de los certámenes de pintura, la dialéctica entre galeristas y artistas y el territorio de la subvenciones son un caldo de cultivo propicio para que el arte no se desboque y para que se pierdan un gran número de talentos.

A este respecto él mismo se considera un poco outsider de todo este entorno. Después del proyecto artístico Mancha 10, representación de todo lo bueno y todo lo malo del mercado y de la actitud del arte, el artista quedó desfondado respecto a los múltiples vericuetos que envolvían la trastienda de los lienzos y se retiró de toda esa tramoya. El artista habla en este sentido de los “pecados capitales del arte” que, según dice como resignación y melancolía, “no tienen ni categoría de sueño”.

Advierte Emiliano que lo que él busca es “disolver el ego”, porque es en ese estado, en el de ego disuelto, donde aparece sin dilación el mensaje “que es libertad, libertad y honradez”. Él sí hace una pintura narrativa, donde la figuración predomina, y quiere describir, en la medida de lo posible, los múltiples estados del desconcierto de las personas.

Y respecto a vivir del arte él tiene muy claro que al final “siempre pasa un rico por la puerta”. Se ríe. Y cuenta una preciosa anécdota que sirve para describir cómo controla su ansiedad para poder vivir de sus pinturas. “En el patio tengo muchas macetas y me gusta siempre regarlas con el agua de lluvia que se aposenta en la pila. Siempre cuando se está acabando pienso que voy a tener que echar agua del grifo y eso me causa ansiedad. Pero siempre acaba lloviendo. Por lo que ya me he prohibido preocuparme, sé que siempre acaba lloviendo. Es la vida”. Y sí alguna vez no lloviera, le pregunto: piensa un segundo: “el ser humano ayunando da mucho de sí”. Y a otra cosa.

Proyecto secreto

La otra vertiente creativa de Emiliano Vozmediano es la música. Y en este último año ha trabajado en un proyecto musical que ahora ha colgado en internet y que está empezando a mostrar a sus amigos. El título del álbum es Región Industrial y está subtitulado por un ribete enigmático, Proyecto Secreto. La música del pintor ya se puede escuchar en www.127.es y en Yuglo.

El autor describe Región Industrial “como un conjunto de ideas diversas sostenidas por un patrón común”. Es casi una música que se puede tocar, como ocurre con sus pinturas. Un puñado de acordes donde el flamenco, el pop y el rock confluyen en unos temas de “música descriptiva y experimental”.

Toda la vida mostrando los desvelos de las personas a través de las figuras pintadas. Y ahora el intento de Emiliano es acercar con su música al que la escuche a territorios repletos de puntos de fuga, a otras galaxias que están más cerca de lo que pensamos. Es como si el pintor quisiera transportar a los oyentes de su música al interior de sus pinturas.

Porque él quiere hacer con su música lo mismo que con su pintura: realizar un trabajo que se introduzca de lleno en la realidad. A él le gusta tocar y se desvive por encontrar fórmulas para que su pintura sea corpórea y su música ligera como el vapor. Que cale como el vapor. Queda dicho: se desvive porque sus trabajos se zambullan en la realidad. Claro, y es que de vez en cuando se acerca una hoja de geranio tanto al ojo que lo único que puede ver es luz.

Puertollano:  1  2  3  4  5  6 
Publicidad
 
© Intuición Grupo Editorial S.L. B13260880
Paseo san gregorio 87, entreplanta derecha, 13500 Puertollano
tlf. 926 412653 - fax 926 440101

e-mail: Webmaster - Redacción - Administración

Aviso Legal - Política de cookies - Privacidad de datos